LA IMPORTANCIA DE PRESERVAR UN RECURSO VALIOSO

LA IMPORTANCIA DE PRESERVAR UN RECURSO VALIOSO

Volver a Nuestro impacto

El agua cubre el 70 % de nuestro planeta, pero apenas un 1 % es agua dulce que podemos usar. En consecuencia, el agua dulce es un recurso muy preciado que se vuelve más valioso cada día.
Según las Naciones Unidas, el uso del agua en el mundo se ha duplicado en comparación con el crecimiento de la población durante el último siglo. Como consecuencia, cada vez más regiones están llegando al límite de su uso sostenible. Esto es particularmente cierto en áreas urbanas de crecimiento rápido que absorben muchos de los recursos cercanos.

Y en ningún otro lugar es más cierto que en la Ciudad de México, donde la mayor parte del suministro de agua proviene de un enorme acuífero subterráneo. En la actualidad, este acuífero está siendo drenado con más rapidez de la que se puede reponer y, como resultado, los cortes en el suministro de agua se han vuelto más comunes en algunas partes de la ciudad.  El problema es más agudo en Iztapalapa, el barrio más poblado y pobre de la ciudad en el que residen casi dos millones de personas que no cuentan con suministro de agua. De ahí que se vean obligados a surtirse mediante camiones cisterna, conocidos localmente como pipas. El suministro de agua en camiones cisterna suele ser esporádico, y aún así no es raro ver a los residentes hacer cola desde la madrugada con sus garrafas.

En 2017, Fernando Gallegos, un ingeniero mecánico en Acosa, empresa proveedora de soluciones de infraestructura, tenía en mente la crisis local del agua mientras planeaba un nuevo proyecto en Iztapalapa. Su empresa había sido comisionada para la construcción de una nueva planta de ultracongelación almacenamiento en frío para una franquicia de comida rápida líder en México. La planta actual ya no podía cumplir la demanda y buscaban duplicar la capacidad con una nueva.


«Sabíamos que el suministro de agua iba a ser un factor limitante, porque Iztapalapa es una de las áreas con mayor escasez del vital líquido.»

Fernando Gallegos
ingeniero mecánico ARCOSA


«Sabíamos que el suministro de agua iba a ser un factor limitante, porque Iztapalapa es una de las áreas con mayor escasez del vital líquido», recordó Gallegos. «Recuerdo que, en una ocasión, Omar Juárez, de Güntner, me había hablado sobre enfriamiento adiabático y su bajo consumo de agua en comparación con los condensadores evaporativos, por lo que decidí llamarle».
«Es cierto», declaró Juárez, director comercial de refrigeración industrial y enfriamiento de procesos de Güntner. «Los condensadores evaporativos usan agua 24 horas al día, los 365 días del año, mientras que un condensador adiabático está diseñado para trabajar en modo húmedo por menos de un cuarto de este tiempo. En este caso, habría también un ahorro adicional de energía, porque las condiciones en la Ciudad de México implican que no sería necesario que los ventiladores funcionaran todo el tiempo.»
Minimizar el uso de ventiladores era importante por otro motivo: la nueva planta estaba ubicada en medio de una zona residencial. La solución fue instalar condensadores adiabáticos hydroBLUTM en un solo sistema que sirviera a la planta nueva y la antigua. La velocidad del ventilador se puede reducir a solo un 20 o un 30 % para asegurarse de no molestar a los vecinos con el ruido durante la noche, cuando es más importante.
El resultado ha sido un ahorro significativo de agua: tanto en la planta nueva como en la antigua, que ahora proporcionan un almacenamiento en frío para el mercado de mariscos más grande de la Ciudad de México, juntas consumen la misma cantidad de agua que usaba la planta original.
«Arcosa está encantada con el resultado del proyecto por varias razones», comentó Gallegos. En primer lugar, hay un ahorro en los gastos por agua y electricidad. Y en segundo lugar, las plantas dependen menos del suministro de agua mediante camiones cisterna. Pero tal vez lo más importante es que, debido a que Arcosa y Güntner toman su compromiso con la sostenibilidad con mucha seriedad en todos los proyectos que desarrollan, se pudo reducir el uso de un recurso cada vez más escaso.

«Es un proyecto del que estoy muy orgulloso y satisfecho», declaró Gallegos